Escriba su consulta

Me toca hacer un KonMari

Me toca hacer un KonMari

Me toca hacer un KonMari

Con las navidades atrás y los propósitos de año nuevo ardiendo en la agenda de móvil aquí estoy otro viernes más para contaros el primero de mi lista.

Todos queremos tener una vida ordenada, pero pocos lo conseguimos o mejor dicho muchos no sabemos por dónde empezar. Queremos alcanzar ese estado de tranquilidad y de paz con uno mismo y cuantos de vosotros os habréis repetido la misma frase:  “hoy empiezo, mañana empiezo, me voy a organizar.”

Si todavía no sabéis por dónde van los tiros mi primer propósito es el orden.

Marie Kondo ha elaborado el método KonMari a través del cual alcanzaremos un orden de vida terminando con el desorden de nuestra casa. Os preguntaréis ¿por qué si doblo mejor una camisa o coloco las cosas por categorías me repercute en un estado general de orden?. Y es que después de decidir qué queremos y qué desechamos de nuestro armario y quedarnos con lo esencial, según Marie Kondo paso a paso se crece en seguridad, éxito y energía para conseguir aquello que nos propongamos.

Así que ahí va mi plan de acción:

  1. Empezar por las cosas más fáciles

Está muy bien sentirse motivado a cambiar el orden de tu vida, pero debemos controlarlo y empezar poco a poco: primero la mesilla, después los cajones… pasar por el armario y terminar con los muebles. No queramos deshacernos de un mueble sin haber vaciado los cajones. Tampoco es lo mismo deshacerse de una camiseta pasada de moda que de una fotografía con historia.

  1. No guardar nada en el armario que no me transmita alegría

Con el pantalón azul me dieron una mala noticia, con la camisa negra me acuerdo de Juanes y no me gusta nada esa canción, con el pantalón verde…  Deshacernos de todo aquello que nos traiga malos recuerdos, o simplemente que no sean buenos. Es una de las cosas que más cuestan porque significa que en su momento produjo una emoción en nosotros que hoy sigue haciendo eco, pero estamos buscando la armonía, todos los objetos que no nos transmiten buen rollo “puerta”. Así que…

  1. Me voy a despedir de cada pieza que tire con gratitud por su servicio prestado
  2. Lo que no necesitas yo, tampoco lo necesita nadie de mi familia

No, no vale que lo herede tu hija, hijo, hermana o primo.

  1. Aprender a doblar bien la ropa y ahorrar espacio

Muchos podéis pensar  ” vaya tontería dice Marie”, pero el espacio de tu armario acabará siendo tu espacio personal. Si dejas hueco para un bolso nuevo, encontrarás espacio para esa clase de decoración que tanto te apetece.

  1. Ordenar por categoría no por localización

Los zapatos con los zapatos, las calcetines cada uno con su pareja, la ropa de deporte en el cajón de arriba y el traje de fiesta en un guardarropa al final del armario. No queramos mezclar el agua y el aceite en el mismo recipiente, todo tiene un orden.

  1. No comprar más cajas ni materiales de almacenaje pequeño

Si lo guardas en cajas no lo necesitas, deshazte de ello.

  1.   Crear un hábito diario

No sirve de nada hacer maratones de vez en cuando, y que esta actitud sea como los Picos de Europa. No. El camino se hace andando y el orden es una virtud que se consigue a través de la repetición de un acto, es decir, un hábito. Cuando termino de cenar recojo los platos, no dejo que se acumulen, cada noche, hasta que sin querer me levanto de la mesa y recojo la cocina.

  1. Y para terminar le voy a dar la bienvenida al orden en mi vida

Related Posts

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

más información